10 pautas para hablar mejor en público

¿Quieres hacer las mejores presentaciones del universo? ¿Te gustaría convertirte en la persona que mejor vende/explica/entretiene de todo el mundo mundial? Entonces estás en el sitio adecuado. Hoy te ofrecemos 10 pautas para que hables en público mejor que nadie. Cortesía de David Meerman Scott, autor de 3 libros sobre marketing viral y estratégico, y conferenciante experimentado:

1. Tómatelo en serio

Piensa que si estás en una sala con 200 personas escuchándote, y la dura media hora, estás consumiendo nada menos que 100 horas del tiempo de esa gente. Ese tiempo de atención merece un esfuerzo por tu parte.

2. Cíñete a los objetivos de la

¿Qué es lo que quieres conseguir? ¿Vender tus servicios? ¿Explicar algo? Estructura tu conforme a esos objetivos. Ten en cuenta que, además, deberías motivar, entretener y, si es posible, dar información valiosa a la gente que te está escuchando.

3. Cuenta

Cuando alguien dice: “déjame que te cuente una historia”, enseguida capta el interés de la gente. En cambio, cuando alguien dice: “déjame que te cuente algo sobre mi empresa”, la reacción de la gente no tiene nada que ver…

Casi todas las presentaciones son aburridas. Las historias, en cambio, son entretenidas. Así que, ¿por qué no empezar tu presentación con una historia? También puedes utiliza historias para ilustrar tu punto de vista. Es la mejor manera de conseguir que la audiencia te preste atención.

4. A nadie le interesa tu producto o servicio (excepto a ti)

Suena un poco duro, pero así es. Lo que a la gente le importa es la manera en que puedes resolver sus problemas. La charla no es sobre ti. Debe estar enfocada a tu audiencia. Así que cuando tengas que hacer referencias a tus productos y servicios, enfócalo desde el punto de vista de tus clientes. Céntrate en cómo has conseguido resolver los problemas a los que tus clientes se enfrentaban.

5. Prepárate y practica

Ensaya tu presentación tantas veces como haga falta, hasta que te sientas realmente seguro y satisfecho con el material. Deberías saberte tan bien la presentación como para hacerla incluso sin y sin notas.

6. No uses el PowerPoint como si fuese un Teleprompter 

Las diapositivas están bien para mostrar imágenes, gráficos, y otras informaciones de ese tipo. Incluso puedes plantearte la proyección de un vídeo corto. Pero nunca utilices las diapositivas para leer el texto en voz alta, como si tuvieses delante un Teleprompter (el aparato que muestra los textos a los presentadores de informativos).

PowerPoint puede ayudarte a ilustrar y reforzar con imágenes y datos lo que estás explicando. Pero leer lo que hay en la pantalla no tiene sentido: la gente puede hacerlo sin tu ayuda, y mucho más rápido (se tarda menos en leer que en pronunciar en voz alta). Por cierto, que muchos buenos oradores ni siquiera utilizan diapositivas en sus conferencias.

7. Llega con tiempo de sobra

No hay nada más lamentable que un conferenciante peleándose con la tecnología encima de un escenario, delante de toda la audiencia. Todo el mundo se siente incómodo, y es casi imposible que la gente pueda superar esa mala impresión inicial.

Debes planearlo todo para llegar al sitio con tiempo de sobra. Así podrás comprobar que el equipo (ordenador, proyector, micrófono, etc.) funciona correctamente, y tendrás tiempo para acostumbrarte a la sala. Cuanto más cómodo y tranquilo te encuentres, mejor realizarás la presentación.

8. Lleva una copia de tu presentación en formato electrónico

Te conviene llevar una copia de seguridad siempre contigo, por ejemplo en un lápiz de memoria USB. Nunca se sabe lo que puede ocurrir, y no sería extraño que tu portátil sufriese un accidente, o dejase de funcionar justo en el momento menos oportuno. Si llevas otra copia de la presentación, siempre podrás encontrar una alternativa.

9. No te extiendas demasiado

Casi siempre nos pasamos de largo con el discurso. Piensa que la atención de la gente se relaja con el paso del tiempo. Si haces una presentación corta, tendrás suficiente tiempo para atender a las preguntas de la audiencia. En cambio, si la haces demasiado larga, además de escuchar los bostezos y carraspeos, correrás el riesgo de que alguien te dé un toque de atención:

-“Deberíamos ir acabando…”

-“Lo siento pero se nos acaba el tiempo…”

-“Tenemos que dejar la sala porque hay gente esperando.”

-“Tengo una reunión ahora mismo.”

Y un largo etcétera. Es evidente que el sentido y el efecto de estas frases nunca es positivo…

10. Controla tu

Cuando lo que dices entra en conflicto con lo que tu cuerpo dice, el ganador siempre es tu cuerpo. Los gestos siempre ganan. Si estás nervioso, se va a notar. Si no te crees lo que estás diciendo, se va a notar. Si no te estás divirtiendo, y estás pasando un mal rato, la audiencia lo va a notar. Así que intenta encontrar una especie de sintonía, para que tu mensaje resulte creíble y lleno de energía. Es la única manera de motivar a tu audiencia, y de conseguir tus objetivos.

Más recursos para triunfar en las presentaciones

Hemos tratado el tema de las presentaciones en varias ocasiones, así que podemos ofrecerte un excelente material:

15 trucos inteligentes para triunfar en tus presentaciones, también en formato PRESENTACIÓN.

- 8 cosas que nunca te dijeron para hacer buenas presentaciones

- Algunas aplicaciones que pueden resultarte útiles

Si quieres, puedes leer el artículo de David Meerman: Top ten tips for incredibly successful public speaking

Deje un comentario