6 pequeños antídotos freelance para combatir la falta de disciplina

Ya no hay nadie vigilando. Ningún jefe va a presionarte para que entregues a tiempo, porque ahora tú eres tu propio jefe. Y eso está muy bien. Eres libre para organizar tu tiempo. Eso sí, hay una condición que debes cumplir: para trabajar a solas necesitas una cierta . De lo contrario, acabarás dedicándote sólo a aquellas tareas que te resultan más fáciles y divertidas, y dejarás abandonados muchos aspectos importantes. Algo nada recomendable para tu negocio.

En Zenhabits nos proponen 6 pequeños antídotos para combatir la “pereza” que a veces nos invade cuando tenemos que iniciar una actividad dura pero necesaria. No tiene por qué tratarse exclusivamente de trabajo. Los consejos también valen para empezar a hacer deporte, para dejar de fumar, para estudiar…

El objetivo es construir un positivo y sostenible. Y éstas son las claves:

1. Sé indulgente contigo mismo

No eres perfecto. No eres perfecta. Nadie lo es. Machacarte a ti mismo no servirá más que para empeorar las cosas. Así que respira profundo unas cuantas veces, concédete una oportunidad y, eso sí, sigue adelante. Lo más importante es que no te detengas por culpa del desánimo.

2. Recuerda que la disciplina no es un fin

La disciplina no no es un fin en sí misma. Tampoco es es algo que puedas “tocar”, “tener o no tener”. Es más bien un concepto. Piénsalo: llamamos “disciplina” al hecho de obligarnos a hacer algo que consideramos necesario, pero que nos cuesta esfuerzo. La pregunta es: ¿cómo se consigue eso?, ¿qué habilidad especial se requiere?

Ninguna. No existe esa habilidad. Se trata, simple y llanamente, de obligarnos a hacer algo que, en ese momento, puede que no nos apetezca hacer, pero que creemos que será positivo.

Lo único que funciona es tener una . Sin motivación es imposible que te lances a hacer nada. Es el concepto clave. La motivación sí que es algo que puedes aprender a manejar.

3. Concéntrate en la motivación

Plantéate las siguientes preguntas: ¿Qué es lo que te motiva a realizar el trabajo y las actividades que realizas? ¿Serás capaz de mantener esa motivación cuando lleguen los momentos complicados? ¿Cómo?

- Para hacer algo bien, necesitas motivaciones sólidas, muy potentes.

- Haz una lista de cosas que te motivan.

- Comprometerte “en público” puede ayudarte a cumplir tus objetivos: de esa manera contarás con testigos de tu compromiso. Esa pequeña presión extra puede animarte cuando flaqueas.

- En los momentos difíciles, recurre a tu lista de motivaciones. Ellas serán las que te lleven a tu objetivo.

RECUERDA: Céntrate en las motivaciones, y no en la disciplina.

4. Hazlo fácil

La disciplina se vuelve dura cuando aquello que tienes que hacer es duro. Prueba a hacerlo sencillo. Si quieres hacer ejercicio, pero te resulta demasiado duro, empieza por algo ridículamente fácil: por ejemplo, 5 minutos de ejercicio suave al día. Primero introduces el hábito, después podrás ir aumentando la dosis, creciendo y mejorando día a día.

5. Céntrate en los puntos positivos

Tener disciplina es casi imposible cuando aquello que haces te resulta odioso. Así que tienes que encontrar los puntos agradables y divertidos para centrarte en ellos. Seguimos con el ejemplo del ejercicio: pon una música que te guste, búscate un compañero o compañera con el que puedas mantener una conversación interesante mientras practicas, elige un entorno natural que te motive. En resumen, concéntrate siempre en la parte positiva.

Otro ejemplo. ¿Odias el papeleo? Búscate un rincón bonito, en el que te encuentres a gusto, pon tu música favorita y prepárate un té o un buen café, para que la tarea se convierta en algo agradable.

6. Repite, reintenta

Por muy motivado que estés, y por mucha determinación que pongas, es muy posible que en algún momento “flaquees”. No te desesperes. Eso no significa que no seas capaz de mantener una disciplina, ni que te falte compromiso. Son cosas que pasan, un pequeño bache en el camino. Considéralo como parte del juego.

Levántate, sacúdete el polvo y vuelve a empezar desde el paso 1.

Puedes consultar el artículo original: 6 Small Things You Can Do When You Lack Discipline, publicado por Leo Babauta en Zenhabits.

3 comentarios sobre “6 pequeños antídotos freelance para combatir la falta de disciplina”

  1. J.D. Meier dijo:

    Good points.

    At the end of the day, I think the key is to link things to good feelings.

  2. Blog del Freelance » Archivo del weblog » ¿Yo también puedo hacerme freelance? Condiciones para convertirse en un profesional independiente de éxito dijo:

    [...] – Disciplina. Como freelance no vas a tener a un jefe detrás, metiéndote presión. Es una de las grandes cosas de ser un profesional independiente. Pero claro, tiene su contrapartida: si tú no te organizas para entregar tus proyectos a tiempo, nadie lo hará por ti. Así que necesitarás un poco de disciplina para avanzar a diario, y huir de los indigestos atracones de última hora. Aquí tienes algunas claves sobre la disciplina. [...]

  3. antonio | cigarrillos electrónicos dijo:

    Muy interesante, esta información es dificil de encontrar en internet, enhorabuena, ya tienes un fan

Deje un comentario