¿Tu sector está saturado? Prueba a cambiar las reglas del juego con una estrategia de océano azul

Miércoles, 25 de febrero de 2009

¿Tu sector de actividad profesional está saturado? Frente a la opción tradicional, que consiste en entrar a competir en un lleno de rivales, la de propone crear nuevos mercados con nuevas reglas. La metáfora es la siguiente:

Océanos rojos

Los océanos rojos son los mercados que ya conocemos. Allí, los límites de los diferentes sectores están perfectamente definidos y aceptados, y todo el mundo conoce las reglas para competir en ese juego. Lo normal es que las compañías intenten superar a sus rivales para obtener un trozo mayor en la demanda de un producto o servicio. A medida que el espacio de ese mercado se satura, se reducen las posibilidades de obtener beneficios y de conseguir un crecimiento significativo. Los productos se convierten en bienes de primera necesidad, o en nichos, y la feroz , “cuchillo en mano”, hace que el océano se vuelva rojo por la sangre derramada (suena un poco exagerado, pero resulta bastante gráfico). De ahí lo de océanos rojos.

Océanos azules

Los océanos azules, en cambio, representan un espacio de mercado que todavía no conocemos, y en el que por tanto no hay competencia. En estos océanos, no se lucha por la demanda, porque primero hay que crearla. Aquí hay una amplia oportunidad para el crecimiento rápido y rentable. En estos mercados, la competencia es irrelevante, porque las todavía no han sido establecidas.

La conclusión

En vez de competir con el cuchillo entre los dientes, a veces resulta más eficaz hacer algo diferente a lo que todos los demás hacen. Si tu idea es brillante, conseguirás actuar en un espacio de mercado totalmente nuevo, sin ninguna competencia.

Ejemplos de compañías que cambiaron las reglas

La metáfora de los océanos es muy interesante, pero luego no resulta tan sencillo pasar de la teoría a la práctica. Estas son algunas de las compañías que, de alguna manera, lo han conseguido:

El : Justo cuando el circo parecía herido de muerte, nació el hoy famosísimo Cirque du Soleil, una compañía que cambió las reglas tradicionales y consiguió darle la vuelta a la situación. Introdujeron algo de ópera y ballet, eliminaron del espectáculo a las típicas “fieras tristes”, y agruparon estilos circenses de calidad procedentes de todo el mundo alrededor de un tema central.

: ¿Y si conseguimos que los aspiradores funcionen sin bolsa? James Dyson alteró las reglas de juego del mercado de los aspiradores con su poderoso “separador ciclónico”. Este sistema permite que el polvo y la suciedad vayan directamente al contenedor, y no a un filtro o a una bolsa, como sucedía tradicionalmente.

: En un mercado especialmente saturado como el de las videoconsolas (Sega, PlayStation, X-Box, …), a se le ocurrió cambiar el concepto. En vez de concentrarse en desarrollar un aparato tecnológicamente más avanzado y con más funcionalidades, la Wii propuso una nueva forma de jugar. Unos mandos diferentes y unos juegos con nuevas temáticas para atraer a un público mucho más amplio. El resultado ya lo conoces: Wii ha creado un mercado -y una demanda- que hasta ahora no existían.

No son malas ideas, ¿no? Si quieres conocer algo más sobre el tema, puedes consultar la web de Blue Ocean Strategy (el libro fue un superventas) o el artículo correspondiente de la Wikipedia.

5 tipos de emprendedores: ¿a qué grupo perteneces tú?

Lunes, 23 de febrero de 2009

Según cuenta Brian Shin -fundador de Visible Measures- en su vida ha encontrado 5 tipos diferentes de emprendedores:

1. El que detecta las
2. El que busca su propio estilo de vida
3. El solucionador
4. El visionario
5. El que cambia las reglas del juego

¿Con qué grupo te sientes más identificado/a? Puedes elegir:

1. El que detecta las oportunidades

El cazador de oportunidades reconoce cuándo una situación particular supone una buena ocasión para hacer dinero, y va a por ella. La oportunidad podría consistir en vender paraguas un día de lluvia, ofrecer botellas de agua heladas en mitad del verano, o explotar una tendencia de éxito para ofrecer algún servicio relacionado.

Son muchos los emprendedores que arrancan así, ya que este tipo de oportunidades no  suelen necesitar demasiado capital; requieren, eso sí, actuar con urgencia.

2. El que busca su propio estilo de vida

Este tipo de quiere crear un negocio para ser su propio jefe, para trabajar con sus amigos o su familia, o para conseguir un sistema de trabajo comprometido pero que no absorba todo su tiempo y su energía, y le permita obtener un equilibrio entre su vida personal y profesional.

Muchos emprendedores de este tipo encuentran problemas para arrancar su negocio, porque si aceptan financiación externa, saben que van a tener que soportar una presión que quizá modifique su proyecto inicial y, por tanto, el estilo de vida que están buscando.

Estos emprendedores pueden dedicarse a cualquier cosa: desde llevar un restaurante hasta montar una pequeña de software. Lo más importante es contar con unos objetivos de vida claros y definidos.

3. El solucionador de problemas

Hay personas que no se sienten satisfechas hasta que no han sido capaces de resolver un problema, aunque sólo se trate de un sudoku o un crucigrama. Muchas empresas arrancan así, con el objetivo -aparentemente sencillo- de solucionar un problema concreto. Y es que, si consigues resolver un problema que afecta a bastante gente, entonces se puede decir que ya tienes un negocio entre manos.

Lo fundamental en este grupo es la capacidad de concentración, necesaria para centrarse en un objetivo determinado, y la voluntad de mejorar.

4. El visionario

El visionario piensa que puede ver el futuro; un mundo futuro más eficiente, más abierto y con más oportunidades para la colaboración. Desde que Internet dejó de ser una curiosidad académica y se convirtió en una infraestructura básica para los negocios, ha habido unas cuantas compañías que han abierto camino; por ejemplo, Napster con la libertad del P2P para la música; 6 Degrees y su apuesta precursora por los contactos sociales online; Altavista, y su búsqueda paralela; Friendster, posiblemente la primera red social; y el mundo virtual de Second Life.

Todas estas iniciativas tienen cosas en común: un espíritu emprendedor y visionario, potencial para cambiar las reglas del juego, y la lucha constante por intentar pasar del caos a una viabilidad a largo plazo.

En cierto sentido, el visionario es el que más hace por el resto de los emprendedores, ya que con su potencial de innovación es capaz de abrir el camino por el que luego muchos transitaremos.

5. Los que son capaces de cambiar las reglas del juego

Son los emprendedores que todos los días encontramos en las noticias, y que son admirados por los estudiantes y fans de la innovación en los modelos de negocio. Steve Jobs (Apple), Bill Gates (), Michael Dell (), Larry Ellison (), etc. Dejando de lado los encendidos debates sobre sus prácticas empresariales, estos emprendedores no sólo han llevado los productos y la tecnología a otro nivel en la curva de la innovación, sino que siguen haciéndolo casi todos los días.

Hoy, los representantes más sobresalientes de este grupo son Larry Page y Sergey Brin, fundadores de , y Mark Zuckerberg, el creador de la red social Facebook. Casi nada…

Uno de los factores clave que definen a este tipo de emprendedor es la innovación sostenida; el hecho de que no solo brillan durante unos meses, sino que son capaces de aportar innovación en un período sostenido de tiempo.

Podéis consultar el artículo original de Brian Shin: Defining The 5 Classes of Entrepreneurs

Gracias Danimata por el soplo.

PD: Sí, el tipo de la fotografía -el que parece sacado de La revancha de los novatos- es en realidad el jovencito .